logo

(+511) 635-2008

(+51) 994-242424

informes@idi.edu.pe

Av. Javier Prado Este 6728, Of. 302A, Urb. Santa Patricia, La Molina

aprendizaje

La lectura rápida en el aprendizaje

La lectura como medio para lograr un buen aprendizaje

El poseer buenas estrategias y técnicas de estudio constituye un requisito imprescindible para lograr estudiar con la mayor eficacia posible y que nos permita un máximo rendimiento académico. Y la lectura de los temas o lecciones es la actividad más importante del aprendizaje y es una de las bases fundamentales del estudio. Pero no de cualquier tipo de lectura, sino de una lectura eficaz, a través de una prelectura o lectura exploratoria y luego de una lectura comprensiva.

¿Cuáles son los factores que intervienen en la lectura?

Desde el punto de vista de la neurociencia aplicada a la educación o neuroeducación, en la lectura intervienen factores sensoriales e intelectuales, siendo los factores sensoriales: perceptivos, visuales y motrices; y los factores intelectuales: comprensión, imaginación, interpretación y memoria. En el plano de las habilidades cognitivas, primero es el aprendizaje perceptivo, a través de la observación, la percepción visual y después es el complejo abstracto del pensamiento, el análisis y la memoria.

¿Qué son las estrategias de aprendizaje, según el funcionamiento del cerebro?

Son los mecanismos de control de que dispone el aprendiz o alumno para dirigir sus modos de procesar la información y facilitan la adquisición, el almacenamiento y la recuperación de la información. Son contenidos procedimentales, pertenecen al ámbito del “saber hacer” y son “habilidades de habilidades” que utilizamos de manera consciente para aprender. Además, podemos precisar que son las capacidades, aptitudes y competencias mentales, que se desarrollan con el ejercicio y que ponemos en acción para aprender cualquier tipo de contenido.

¿Cuál es la primera táctica para realizar un aprendizaje estratégico?

La primera táctica o técnica para ejecutar un aprendizaje estratégico es, según la psicología cognitiva, la pedagogía y la neuroeducación, la prelectura o lectura exploratoria. Por ello, vale la pena aclarar que su nombre no es lectura veloz o lectura rápida como lo manifiestan muchas personas, estudiantes y las instituciones que ofrecen y venden cursos de lectura veloz. Se cree que sólo la lectura veloz va a garantizar un aprendizaje estratégico, significativo y autónomo. Y ello, no es científico ni válido, desde el punto de vista de la neurociencia y el funcionamiento del cerebro.

¿En qué consiste la prelectura?

La prelectura o lectura exploratoria se realiza velozmente, a vuelo de pájaro, de manera superficial, corrida y global cuya finalidad es identificar a grandes rasgos el argumento, la estructura del texto y extraer una idea general, es decir, una visión panorámica del tema. Es una lectura selectiva, que se realiza en un mínimo tiempo para conectar el contenido del texto que estamos leyendo con el conocimiento que ya tenemos acerca de un tema o asunto determinado, es decir, con los conocimientos previos. Llamamos a este momento codificar y decodificar la información.

¿Qué utilidad tiene la prelectura?

Aprender la técnica de la prelectura o lectura exploratoria como herramienta de aprendizaje permitirá al estudiante desarrollar habilidades de mejora de la amplitud del campo visual al reducir el número de paradas y maximizar el número de palabras visualizadas o leídas en cada fijación e incrementar la velocidad lectora. De lo que se trata es dejar de leer fijando palabra por palabra y de aprender a leer usando la visión periférica o lateral para captar frases y grupos de palabras que expresen sentido y significado. Según la neurociencia, la lectura es un proceso visual-cerebral y nuestro cerebro trabajará mejor decodificando la información que captamos a través de frases y así lograr una asimilación rápida, una visión global de los puntos más importantes del contenido a estudiar e incrementar la velocidad lectora.

El proceso de la capacidad perceptiva y la ventaja de ampliar el abanico de visión o visión periférica fue estudiado por primera vez en el laboratorio, en el año 1900, por un investigador francés, Emile Javal, director del laboratorio de oftalmología de la Sorbona de París y miembro del Instituto. Mostró que el ojo del lector no avanza de un modo regular a lo largo de la línea de un texto, sino que procede como a tirones: durante un cuarto de segundo, el ojo permanece inmóvil y fija un conjunto de letras o palabras, luego gira en una cuarentava parte de segundo para fijar de nuevo otro conjunto de letras o palabras durante otro cuarto de segundo… y así sucesivamente.

¿Qué es un lector eficaz?

Pues bien, la lectura pone en juego dos mecanismos que se presentan indisolublemente unidos: la percepción visual (aspecto grafémico) y la comprensión de lo leído (aspecto semántico). Por ello, para alcanzar una lectura eficaz hay que lograr un equilibrio y una armonía entre la velocidad y la comprensión. Leer lento pero con alta comprensión no es una lectura eficaz y leer con rapidez pero con baja comprensión tampoco es una lectura eficaz. Dicho esto, podemos constatar que nuestro sistema educativo, en todos sus niveles, no forma lectores eficaces al no brindar un entrenamiento en la percepción visual y los mecanismos visuales, tanto a los profesores como a los alumnos.

En la enseñanza y el aprendizaje de la lectura no se toma en cuenta la gimnasia ocular, el ampliar el abanico activo de visión, la disciplina del salto de ojo, la lectura vertical y la necesidad de mejorar la fluidez y rapidez lectora. La necesidad de potenciar la capacidad perceptiva, tanto en los educadores como en los educandos, no se valora ni se estimula en las estrategias y técnicas de aprendizaje y se deja de lado. En conclusión, puedo afirmar que en nuestro país no se forma lectores eficaces que posean un equilibrio y armonía entre la velocidad y la comprensión lectora.

Y ello se comprueba cuando se mide la velocidad lectora de los alumnos universitarios de pregrado y postgrado y no alcanzan las 200 palabras por minuto, siendo un estándar internacional que un lector promedio en el mundo lea entre 200 y 250 palabras por minuto (p.p.m.). Es decir, estamos por debajo de la velocidad lectora de un lector promedio a nivel mundial.

¿Cuáles son los tres elementos básicos para desarrollar una prelectura o lectura exploratoria?

  1. Suprimir los defectos.
    Para lograr la supresión de los defectos, tanto en las lecturas de entretenimiento como en la lectura de los libros de texto, se debe evitar los siguientes defectos: a) despreocupación por mejorar la lectura mostrando una pereza mental y apatía; b) vocalizar o la lectura en voz alta; c) subvocalizar o la pronunciación mental de la lectura; d) regresiones, volver atrás para leer lo ya leído; d) señalar con el dedo, lápiz o lapicero; y f) balancear la cabeza de izquierda a derecha al compás de la lectura.
  2. Aumentar la velocidad lectora.
    Para lograr aumentar la velocidad lectora, se debe tener en cuenta los siguientes consejos: 1. Entrenamiento diario de ejercicios de agilidad visual y gimnasia ocular; 2. Aprender la técnica de la prelectura o lectura exploratoria; 3. Practicar diariamente la disciplina del salto de ojo (horizontal y vertical); 4. Leer fijando por frases y grupos de palabras a la máxima velocidad posible; 5. Lograr una velocidad regulada, es decir, cambiar hábilmente de ritmo mientras se avanza.
  3. Ampliar el campo visual.
    Para lograr ampliar el campo visual, que es físico, se debe tener en cuenta los siguientes consejos: 1. Realizar diariamente ejercicios de amplitud del campo visual; 2. Realizar ejercicios de percepción visual con un punto de fijación en cada grupo de palabras; 3. Realizar las fijaciones sobre trozos escritos. Esto puede lograrse intentando leer hacia el centro de la página, discurriendo con una suerte de zigzag controlado por imaginarios márgenes interiores; 4. Practicar diariamente la lectura vertical de columnas estrechas, con una fijación por línea, a través de la lectura de artículos publicados en periódicos y revistas.

¿Cuáles son las ventajas de realizar la táctica o técnica de la prelectura?

  • Dotará al aprendiz o estudiante de capacidades visuales para obtener una visión global de los puntos más importantes del contenido a estudiar o trabajar.
  • Permitirá al aprendiz o alumno desarrollar habilidades de mejora de la amplitud del campo visual e incrementar la velocidad lectora.
  • Facilitará al cerebro realizar una exploración rápida del contenido del texto y obtener una idea general del mismo. Según el funcionamiento del cerebro, en el proceso de aprendizaje, la primera función ejecutiva es explorar, observar y no analizar.
  • Sirve para decidir rápidamente si las ideas que entresacamos del contenido de un texto son las que buscamos y si debemos continuar leyéndolo en profundidad, a través de una lectura comprensiva, o dejarlo.
  • Mejora la atención y la concentración.
  • Facilita el camino para llegar a una posterior lectura comprensiva, analítica y reflexiva.

En conclusión, la prelectura o lectura exploratoria de un texto o tema es un paso previo y necesario para la posterior táctica denominada la lectura comprensiva. Se ha demostrado que una mala estrategia de estudio es realizar la lectura comprensiva e iniciar el análisis del contenido del texto para identificar las ideas principales sin tener una idea general, es decir, sin haber realizado previamente la prelectura o lectura exploratoria.

Augusto Pérez-Rosas Cáceres
Diplomado en Neuroeducación, Diplomado en Liderazgo y Diplomado en Dirección Estratégica del Factor Humano. Educador de carrera con mención en Lengua y Literatura, experto en las Estrategias y Tácticas de Aprendizaje. Desde hace 30 años ejerce la docencia en colegios, institutos, universidades y escuelas de postgrado. Es Formador de Formadores, investigador y autor de más de doscientos registros bibliográficos, entre libros, artículos de revistas, ponencias a congresos, papers, guías y material didáctico. Posee el cargo de Director-Fundador del Instituto Desarrollo Intelectual (IDI).

One Response to “La lectura rápida en el aprendizaje”

  • victor hugo atarama zambrano / Responder

    me parece muy interesante es la primera ves que entro por Internet a este tema que por miles de años lo estuve estimando pero no logro leer mucho y ya no logro concentrar ni mantener mucho tiempo de lectura tengo el deseo pero me falta una adecuada guía de aprendizaje gracias por su respuesta y orientación


Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con un *

LikeBox
Facebook By Weblizar Powered By Weblizar
IDI en Instagram
  • ✅Nuestros talleres buscan desarrollar y potenciar en los
jóvenes pre universitarios y universitarios habilidades intelectuales y operaciones mentales que son necesarios para enfrentar los retos académicos! 😎
Matriculate Ahora‼️
✅http://bit.ly/2R6zbe9
📲 977197437
  • ☑️GESTIÓN DEL APRENDIZAJE PARA PROFESIONALES,
BACHILLERES Y TÉCNICOS‼️ ✅La gestión del aprendizaje y las estrategias de aprendizaje.
✅Estrategias de velocidad lectora. Entrenamiento de la percepción visual.
✅Lectura explorativa, panorámica o prelectura. Ejercicios.
✅Estrategias de comprensión lectora. El párrafo como unidad de pensamiento.
✅Aseguramos tu aprendizaje, ¿Qué esperas para inscribirte?

Contáctanos
☎6352008
📲994242424
📧Informes@idi.edu.pe
🌐Idi.edu.pe
Abrir chat
Hola! ¿En qué podemos ayudarte?
Powered by