fbpx
logo

(+511) 349-3611

(+51) 994-242-424

Gestión del conocimiento

Contexto

Cada día es más evidente, en el mundo empresarial, que el valor de las organizaciones está más relacionado con los activos intangibles que con los activos tangibles; siendo los activos intangibles el resultado de la incorporación del conocimiento, el capital intelectual, la gestión del conocimiento y el aprendizaje organizacional a las distintas actividades productivas y de servicios de las organizaciones. Los rápidos cambios, en una economía del conocimiento, significan que hay que hacer un considerable hincapié en la divulgación del conocimiento mediante la enseñanza y aún más mediante el aprendizaje. En la actualidad, se constata que muchas organizaciones han dedicado poco tiempo o espacio al aprendizaje organizacional y a la gestión del conocimiento. No se logra, hasta el momento, por parte de muchas organizaciones, tomar conciencia de que “en una economía basada en el conocimiento, la nueva moneda es el aprendizaje” (Robert Reich), que “aprendizaje es experiencia todo lo demás es información” (Albert Einstein) y que “el éxito competitivo depende cada vez más del aprendizaje, pero mucha gente no sabe cómo aprender” (Chris Argyris) (1).

Puntos de vista

Las ideas de la gestión del conocimiento y los trabajos pioneros de Simon, March, Olsen, Argyris, Schon y Peter Senge demuestran que antes a los colaboradores se les pagaba para hacer y no para pensar. En la presente época o aldea global, las empresas deben ser organizaciones del conocimiento, organizaciones inteligentes abiertas al aprendizaje, integradas por productores del conocimiento, según Peter Drucker (2). La idea de las organizaciones capaces de aprender es una revolución mental que exige abandonar los viejos paradigmas de liderazgo autoritario y toma de decisiones y de poder para acercarnos a un pensamiento sistémico, creativo y ejecutivo. Mientras que para Arie de Geus “la capacidad de aprender puede llegar a ser nuestra única ventaja competitiva sostenible”, para Senge las organizaciones inteligentes abiertas al aprendizaje deben sacar ventajas competitivas de las organizaciones tradicionales y autoritarias, llamadas organizaciones de control. Lo que hace diferentes a las organizaciones inteligentes es el dominio de ciertas disciplinas básicas, las cuales exigen un compromiso constante con el aprendizaje. Dichas disciplinas, según expone Senge en su libro “La quinta disciplina en la práctica: estrategias y herramientas para construir la organización abierta al aprendizaje”, son las siguientes (3): pensamiento sistémico, dominio personal hacia el aprendizaje incesante, modelos mentales, visión compartida y aprendizaje en equipo, que comienza con el diálogo, es decir, la capacidad de los integrantes del equipo para “suspender los supuestos” e ingresar en un auténtico “pensamiento creativo y sistémico”.

Conclusiones

Constatamos que en la presente sociedad del conocimiento vivimos nuevos paradigmas o modelos mentales: el aprender a aprender, el aprender a desaprender, el aprender a emprender, la gestión del conocimiento, el aprendizaje organizacional, el capital intelectual, y la creatividad (gran fuente de generación de innovación empresarial), entre otros. Así, la capacidad de actuar está referida a situaciones que exigen capacidades, destrezas, habilidades de pensamiento y las competencias cognitivas que garanticen dicho desempeño. Frente a estas nuevas circunstancias, es necesario poder gestionar los conocimientos en términos empresariales y organizacionales. Ser inteligente, hoy día, ya no es tener mucho conocimiento en la mente, es saber conectarte y construir el conocimiento de manera significativa, creativa y autónoma.

Finalmente, la gestión del conocimiento, entendida como la potencial posibilidad de desplegar los conocimientos adquiridos, las capacidades, las habilidades y las competencias, permite a la personas involucrarse en el uso efectivo y productivo de los conocimientos previos y los nuevos saberes en situaciones concretas, lo que requiere de la capacidad de aprender continuamente y de aprender a aprender, por parte de todos los colaboradores de una empresa u organización.

 Referencias

(1) Argyris, Chris. (2001). Sobre el aprendizaje organizacional. 2ª. ed. México D.F.: Oxford University Press, 696 p.

(2) Drucker, Peter. (1997). La sociedad post capitalista. Bogotá: Norma, 244 p.

(3) Senge, Peter; Charlotte, Roberts; Ross, Richard. (2004). La quinta disciplina en la práctica: estrategias y herramientas para construir la organización abierta al aprendizaje. Buenos Aires: Granica, 593 p.

Augusto Pérez-Rosas Cáceres

Educador de carrera. Experto en las Competencias Cognitivas y la Gestión del Aprendizaje. Especialista en Liderazgo y Dirección Estratégica del Factor Humano con mención en Capacitación, por la Escuela de Postgrado de la UPC. Profesor de la Escuela de Postgrado de la USIL y Profesor del PAD. Escuela de Dirección de la Universidad de Piura. Director-Fundador del Instituto Desarrollo Intelectual.

Colaboración publicada en éste enlace:

http://blogs.upc.edu.pe/epg/investigacion-epg/content/la-gestion-del-conocimiento-como-ventaja-competitiva

80 Responses to “Gestión del conocimiento”

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con un *

LikeBox
IDI en Instagram
Instagram no ha devuelto un 200.
Abrir el chat
Hola! ¿En qué podemos ayudarte?